Venus

VenusVenus es el planeta que instituye los valores que representa la columna de la Derecha del Árbol de la Vida Cabalístico. La Astrología convencional considera a Mercurio y Luna como “transmisores” de aspectos, en el sentido de que los aspectos formados entre dos planetas son operativos cuando Mercurio y Luna han formado con ellos un aspecto de igual naturaleza, bueno si el aspecto primero es bueno; malo, si es malo. Han olvidado a Venus en ese recuento, lo cual no ha hecho la Astrología Cabalística. Este olvido es fácilmente explicable por aquello que suele decirse de que las buenas noticias no son noticia, puesto que Venus, al ser el transmisor del Bien, su acción pasa desapercibida.

Supongamos que se forma un aspecto violento entre Marte por un lado y Júpiter y Saturno por el otro. Supongamos que a continuación Venus forma el mismo aspecto. ¿Qué sucederá? Sucederá que la amenaza militar (Marte) contra las instituciones (Júpiter y Saturno), ha quedado despejada; la amenaza se ha diluido en los placeres de Venus y el propósito bélico ha naufragado quizás en una comilona, en una partida erótica, o la disuasión ha venido gracias a unas joyas, a unos billetes de banco. El astrólogo convencional constatará que la amenaza ha quedado sin efecto, pero no verá la acción venusiana que se desarrolla por dentro y no es detectable en el mundo físico.

El Amor, que a nivel de Hochmah-Urano es una apetencia de que todo lo diverso sea Uno, a nivel de Netzah-Venus es el deseo de integrarlo todo a uno mismo, es decir, de poseerlo todo y de gozar de todo. Venus es el administrador de ese deseo que viaja través del Éter Luminoso y se expresa por medio de los cinco sentidos.

Esta apetencia por todo, este deseo de experimentarlo todo, es fundamental para la evolución, ya que el conocimiento se adquiere con ello. Si Venus no actúa, si la posición en un Horóscopo es débil, si carece de aspectos, le faltará al individuo el deseo de conquistar el mundo y, por consiguiente, no sentirá interés por las cosas.

En la fase involutiva, cuando el individuo se dirige a la conquista del mundo material, Venus le pondrá el incentivo que hará que el individuo se precipite con fuerza a vivir la experiencia que su Ego Superior le ha programado. Ese incentivo puede ser una bella mujer, o el príncipe azul; o será la fortuna, la fama, el bienestar, la gloria, el renombre. Venus exaltará, magnificará la realidad para hacerla más apetente al peregrino en busca de experiencias.

Cuando el individuo se encuentre de reflujo, orientado hacia las realidades espirituales, Venus-Urania, la nacida de la sangre de Urano, ya que hay otra Venus en la mitología, hija de Júpiter, pondrá igualmente los incentivos que lo dispararán hacia la cumbre. Venus representa el Amor, por lo de abajo o por lo de arriba, según la utilización que el individuo haga de esa fuerza.

En el Zodíaco, Venus rige un signo Cardinal y otro Fijo. A través de Libra, el Cardinal, Venus pone en el corazón de los hombres la apetencia de la unidad perdida, induciéndolo a buscar su complemento y a unirse indisolublemente a esa otra mitad. A través de Tauro, el Fijo, Venus pone su amor en ese bajo mundo para hacer de él una tierra apetecible en la que deseemos permanecer.

Si te gusta, ¡compártelo!
Aun no hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies