Solucionar problemas

A menudo hemos oído aquello de que nos movemos en un universo dual, Que nos balanceamos entre el blanco y el negro, arriba y abajo, dentro o fuera, felicidad o tristeza, el día o la noche. Visto el contraste, se tratará entonces de poner luz en la oscuridad si queremos solucionar problemas.

La luz es la que nos permite ver, así que en el ámbito simbólico se traduciría por comprensión y a menudo esa es la principal clave para salir de un problema. Así, podríamos decir, que cuando estamos pasando por una situación difícil, es decir, por una zona oscura en nuestra vida, se trata de ponerle luz.

Es evidente que si comprendiéramos a la primera lo que nos sucede, le pondríamos remedio enseguida. Entonces, si no podemos activar enseguida el Modo comprensión, probemos con el modo luz.

Podemos definir el “Modo” como un sistema de focalización de la conciencia, que nos lleva a concentrarnos en una visión concreta, en una forma de ver y de centrar un asunto. Yo puedo ponerme en un modo determinado de forma consciente o inconsciente. Pongamos un ejemplo. Cuando te enamoras de alguien, te pones de forma inconsciente, en modo enamorado. Esto hará que focalices tu atención en las virtudes de la persona a la que quieres, sin darte cuenta o prestar atención a sus defectos. (Que aprovechen las mujeres para tomar nota, cuando su chico las quiere, no se va a fijar en ese kilo de más o si se ha pintado o no ese día, sólo verá la belleza que irradia a través del amor).

Podemos decir pues, que el modo es como la conciencia láser, que nos lleva a focalizar en una cuestión. Lo ideal es que seamos capaces de ser conscientes del modo que estamos utilizando. O sea, se trata de decidir ponernos en modo aprendizaje cuando leemos algo interesante, en modo plancha cuando planchamos o en modo escucha cuando escuchamos.

Pero volvamos al tema de cómo solucionar problemas. Cuando tenemos un conflicto, debemos ponernos en Modo luz. Significa que es preciso buscar la forma de aumentar nuestra frecuencia vibratoria, porque así generaremos luz y al hacerlo se iluminará nuestro problema y encontraremos más fácilmente una solución. 

Veamos algunas actividades que pueden ayudar a elevar la frecuencia. La oración es generadora de luz, así que rezar será una de las maneras a utilizar. Meditar puede ser otra. Escuchar música como la de Michel Pépé es otra.

Por otro lado, cuando nos ponemos en Modo luz, Debemos evitar todo lo que pueda rebajar nuestra frecuencia vibratoria, como las discusiones, las series o películas violentas, las comidas copiosas o con muchas especies, los telediarios o los programas basura.

Otra forma de aumentar nuestra comprensión es seguir un curso de crecimiento personal, como por ejemplo el que ofrecemos gratuitamente basado en el Método Kabaleb. Este tipo de cursos generan Luz en nosotros.

¡Apasiónate, Vive, Cambia!

Tristán Llop

Si te gusta, ¡compártelo!

Etiquetas:,

Aun no hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.