Quítate tu armadura invisible

Hoy voy a introducir un nuevo término, el de armadura invisible. Se trata de esa coraza que mucha gente lleva incorporada, casi tatuada en la piel, y que marca una barrera entre ciertas personas o situaciones y la persona en cuestión.

En diversas ocasiones me he encontrado con amigos o pacientes que lo primero que piensan al conocer a alguien es “tengo que ir con pies de plomo para que no me la pegue”. Y luego actúan en consecuencia, lo que significa estar a la defensiva constantemente, interpretar cada situación o conversación ambigua como peligrosa e intentar esconder los sentimientos para no parecer vulnerable. Los resultados de este plan no suelen ser buenos, puesto que este tipo de actuación fomenta la desconfianza y el agobio en el otro. Cada fracaso alimenta el típico “no te puedes fiar de nadie” y por consiguiente, valida la idea de chequear a las nuevas personas que entran en su vida.

Tener la necesidad de controlar cada movimiento propio y ajeno no es fácil de gestionar, por lo que esta sobreprotección hacia uno mismo acaba desembocando en estrés, represión y baja autoestima, por no hablar de la maravillosa experiencia perdida, puesto que, desde mi punto de vista, conocer a alguien nuevo es excitante y divertido.

¿Qué se puede hacer con esta armadura invisible? Desprenderse de ella. La situación relatada anteriormente es un ejemplo típico de coraza, todos solemos tener alguna. El primer paso es detectarla, saber dónde está y cómo actúa. ¿Nos impulsa a evitar situaciones concretas? ¿Se expresa en forma de alarma roja que resuena en nuestra cabeza en ciertos momentos? Después, debemos preguntarnos si esa coraza resulta útil o más bien dificulta las cosas. Si nos decantamos por la segunda opción, sólo queda deshacernos de ella. Sabiendo cómo actúa, encontraremos la manera de contrarrestarla.

¿Te apuntas a vivir la vida sin armadura? Verás qué ligereza y libertad te proporciona.

¡Apasiónate, vive, cambia!

Silvia Llop, psicóloga (col. núm. 20495)

Si te gusta, ¡compártelo!

Etiquetas:, , ,

4 Respuestas to “Quítate tu armadura invisible”

  1. Almudena26/06/2012 at 11:59 #

    y que hacer cuando realmente ese pensamiento se cumple y la intuicion que tuviste en un principio con el tiempo es real?

    • El Árbol Dorado26/06/2012 at 12:30 #

      Hola Almudena, en psicología utilzamos el término “profecía autocumplida”. Significa que ver las cosas desde un punto de vista concreto, lo potencia. Por ejemplo, se ha demostrado que si una maestra desde el primer día de clase cataloga a un niño como “tonto” o “difícil” será muy probable que en sus clases lo sea, aunque no actúe como tal en otros ámbitos. Por lo tanto, tenemos que vigilar con lo que proyectamos, porque tiene más papeletas de cumplirse que en aquello en lo que no pensamos nunca.

      Es importante que escuchemos a nuestra intuición, pero lo que intento transmitir con este artículo es que el hecho de llevar puesta una coraza siempre es contraproducente y nos dificulta que disfrutemos del momento. Es posible que no todo salga siempre como nos gustaría, pero que algo haya salido diferente a como queríamos en el pasado, no significa que lo que suceda posteriormente tenga que ser también igual. Si afrontamos las nuevas situaciones con un espíritu positivo y pensando que irán bien, estaremos predispuestos a que todo funcione y disfrutaremos mucho más del proceso.

      Recuerda que cada situación que vivimos nos enseña algo para que podamos avanzar, así que la clave está en absorver lo que la vida te quiere enseñar y seguir adelante. Las corazas no impiden que nos suceda lo que nos tiene que suceder, solamente nos ponen una barrera que nos impide actuar libremente y sin preocupaciones. Por lo tanto, da a las nuevas personas o situaciones una oportunidad sin poner barreras y verás como todo es mucho más sencillo.

  2. ross26/06/2012 at 18:53 #

    muy bien Tristan.me gusta.es cierto. aunque a veces dificil.gracias. me ha venido bien recordarlo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lista de actividades del día « El Árbol Dorado - 29/06/2012

    […] Quítate tu armadura invisible […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies