p

  

Autoestima

Es el pilar básico de nuestra felicidad, aquello que nos ayuda a creer en nosotros mismos, a sentirnos realizados y a ser capaces de lograr cualquier objetivo, por difícil que parezca. Quererse a uno mismo es esencial para funcionar bien porque nos aporta una estabilidad emocional básica que nos hace fuertes y nos ayuda a superar adversidades. Es importante que cada ser humano se acepte, se valore y se quiera porque de este modo afrontará la vida desde una posición de seguridad que le empoderará y le allanará el camino hacia el éxito.

  
  

Positividad

La realidad es subjetiva. Un mismo acontecimiento puede ser interpretado de un modo muy distinto y todo depende de los ojos del que lo está mirando. Mucha gente cree que es mejor pensar en negativo porque de este modo se está preparado para un desenlace desfavorable, pero la realidad es que nuestra mente es más poderosa de lo que creemos y nuestros pensamientos influyen en lo que ocurre. Es por eso que una visión positiva siempre será más efectiva y, además, nos ayudará a tener fe, a creer que nuestros sueños se pueden hacer realidad.

  
  

Tomar conciencia

Hay personas que entienden el mundo desde la perspectiva de que todo ocurre por casualidad. La buena y la mala suerte están a la orden del día. No hay nada que nosotros podamos hacer para manejar nuestra vida, para cambiar nuestra “suerte”. Nada más lejos de la realidad. Nosotros partimos de una premisa básica: el Universo no planta nada. Eso significa que somos nosotros los que con nuestros pensamientos y acciones determinamos lo que nos ocurrirá. Ser conscientes de nuestro poder individual es primordial para tomar las riendas de nuestra vida.

  
  

Lenguaje

Las palabras que utilizamos al hablar son importantes. Las palabras que utilizamos al pensar, aún más. ¿Eres consciente del lenguaje que estás utilizando en cada momento? ¿De por qué haces uso de una palabra y no de otra para hablar de algo concreto? El lenguaje que empleamos, su orden y su forma, tienen el poder de definirnos, de mostrar como organizamos nuestros pensamientos, cómo actuamos. También nos ayuda a relacionarnos con el exterior y a tener más o menos éxito en nuestras relaciones, sean del índole que sean.

  
  

Cumplir objetivos

Una gran parte de nuestra vida se basa en marcarnos metas y llegar hacia ellas. Muchas veces nos quedamos a medio camino, bien porque el objetivo marcado era demasiado difícil, porque nos han flaqueado las fuerzas, porque han ocurrido cosas que nos han hecho enfocar nuestra energía hacia otro lado o porque hemos cambiado de idea. Pero cuando llegamos al final, el sentimiento de satisfacción es mayúsculo. Poner nuestra energía en descubrir nuevas técnicas para materializar nuestros sueños, es una buena forma de apostar por nosotros.

  
  

Habilidades sociales

A no ser que vivas solo en una montaña perdida, vas a tener que relacionarte con otra gente durante la mayor parte del día. Contar con habilidades como la asertividad, la escucha activa, la expresión de sentimientos, la empatía, la negociación y un largo etcétera, te permitirá resolver situaciones sociales de un modo magistral, no meterte en problemas innecesarios y, en definitiva, llevarte bien con las personas de tu alrededor. Trabajar tus habilidades sociales es más fácil de lo que crees y te ayudará a manejar tu vida de un modo mucho más agradable.

  
  

 

 

Si te gusta, ¡compártelo!

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.