Luna Llena de Aries

El cinco de octubre de 2017 tiene lugar la Luna Llena de Aries, a las 18,41 (hora solar) dos horas más tarde en España y a 12,43 grados de Aries.

La Luna Llena se produce cuando ésta se opone, en su recorrido por el zodiaco, al Sol. En la astrología Cabalística a este aspecto se le llama oposición. 

El Sol está transitando ahora por Libra, el signo de la conciliación y la diplomacia (aunque no lo parezca) y la oposición se interpreta como la cristalización de la energía plantada en Libra. Si vemos los acontecimientos que se suceden ahora en España, vemos que todavía no se ha generado esa concordia que permita cristalizar un acuerdo, así que tenemos trabajo pendiente.

Veamos qué decía el gran Kabaleb sobre el grado de esta Luna Llena de Aries:

De 12º a 13º de Aries: Obediencia Divina, tal es el título que podríamos dar a este grado en el que Saturno se manifiesta por dentro, si es que podemos decirlo así cuando se trata de un Designio no formado aún. Pero siendo éste un Decanato de Anticipación, la persona será fiel a una regla que aún no ha sido establecida, pero que intuirá que es así. De algún modo será el precursor de algo, quien establecerá por anticipado en la tierra un orden que viene del cielo, sentando unas bases que aún no serán firmes.

Los malos aspectos darán al precursor de una espiritualidad arcaica, descubriendo o redescubriendo normas que en su día fueron válidas, pero que ahora están fuera de uso.

En cierto modo Kabaleb estaba anunciando lo que está sucediendo ahora, es decir, se está intentando implantar algo que no está maduro por ser prematuro, el grados 12 a 13 es de anticipación. 

El semi sextil de la Luna con Neptuno, en Piscis, indica que es a través de la originalidad y del amor que se pueden encontrar soluciones a los problemas que plantee la vida. Animo pues a todo el mundo a que ponga su parte de originalidad y de amor para que, transmitiéndolos a través del astral, con nuestro pensamiento, consigamos que arraiguen en el corazón de nuestros dirigentes y vuelva a imponerse la cordialidad.

Ahora podemos ver que se impone lo de “piensa mal y acertarás” y es preciso darle la vuelta. La única forma de hacerlo es pensar en el conflicto con ánimo de resolución, imaginando que las partes llegan a un acuerdo y que todos se sienten satisfechos con él. De este modo estaremos plantando, entre todos, la semilla de la concordia. Si queréis aceptarme una pequeña sugerencia, para enfocaros en positivo, deberéis dejar de ver los telediarios.

Antes de ponerme a escribir este texto, estaba corrigiendo uno de Kabaleb, de su libro “cómo descubrir al maestro interior” y que estamos difundiendo gratuitamente en el curso El Método Kabaleb. Creo que es oportuno compartirlo, porque puede echar un poco de luz a la oscuridad reinante.

«Bienaventurados los pacificadores, ya que serán llamados hijos de Dios», nos dice la séptima Bienaventuranza, en la que vemos aparecer las cualidades de Hod. Vivimos en un mundo en el que las fuerzas se encuentran enfrentadas, primero en nosotros mismos; después en las relaciones sociales. En nosotros, las tendencias que nos rigen se suceden y mientras unas luchan para establecer en la vida lo que es justo, vienen luego otras a impulsar los deseos de goce, de riquezas, de placeres y bienestar, y así por momentos somos justos, honrados, buenas gentes, y en otros momentos deshacemos lo que el Señor (o sea la fuerza/entidad) que nos regía había conseguido antes, lo destruimos como se destruyen las cosas en una guerra. 

Vivimos en estado de batalla interior, en la que el bien y el mal que hay en nosotros se combaten con ferocidad – entendiendo como bien aquello que es conforme a las leyes cósmicas y a nuestro programa profundo y como mal lo que no lo es. Para que esa guerra termine, se necesita un pacificador que posea la palabra justa, la palabra creadora, susceptible de ser entendida y aceptada por ambos contendientes. Ese pacificador tiene que surgir, evidentemente, de nuestra naturaleza interna y ser capaz de reconciliar en nosotros las tendencias enfrentadas, de forma que puedan colaborar de mutuo acuerdo en la edificación de nuestra existencia.

Para conseguir esa paz, los señores que rigen nuestros deseos deberán renunciar a ciertos objetivos, pero los señores que representan los objetivos de nuestro Ego Superior también deberán renunciar, en cierta medida, a sus propósitos, a fin de que en nosotros se allanen los caminos y que los deseos puedan trepar a la montaña de la espiritualidad. Si la exigencia espiritual es fuerte y no transige, y si los deseos también son intensos, cada uno tirará hacia su mundo, y como las raíces de los deseos son más fuertes, acabarán por ganarle la guerra a la espiritualidad.

Imaginemos que en esta Luna Llena de Aries nuestros dirigentes se apuntan a la séptima bienaventuranza. Soñar es gratis y proyectar lo que deseamos que suceda es muy saludable.

¡Apasiónate, Vive, Cambia!

Tristán Llop

Si te gusta, ¡compártelo!

Etiquetas:, , , ,

Una respuesta to “Luna Llena de Aries”

  1. beni06/10/2017 at 06:53 #

    totalmente de acuerdo

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies